Saludo de bienvenida

Soy Patricia Bertacchi, autora del diseño y los contenidos de este espacio. Aquí encontrarán un lugar donde refugiarse entre mis pasiones y sentimientos, que bien podrían ser los mismos de ustedes, tomando forma en poemas, cuentos, fotografías, opiniones y comentarios, artículos del Rincón Gastronómico de la Revista C&A Carnes y Alimentos, lecturas, crónicas de viajes y hasta alguna receta. Bienvenidos a mi hogar virtual!

lunes, 21 de octubre de 2019

Reliquias de Croacia: Pula, Istria, Croacia


Pula es sin lugar a dudas, una de las ciudades más importantes y grandes de la ribera croata del mar Adriático, en el extremo sur de la península de Istria, con una población de 59.080 habitantes censados en 2005.
Cada ciudad tiene su encanto particular, aún estando en la misma región y habiendo pasado sus territorios por las mismas manos de imperios, reinados y pueblos. A pesar de tener una cultura e historia en común, cada una de ellas refleja algo diferente que la hace única. 

Las diferencias son un gran beneficio para los turistas, se sorprenderán con cada una de estas preciosidades, siendo enriquecedor en el resultado final de la inversión que hacemos cuando viajamos. Inversión que considero, cada vez que ahorro de mi producido para generar un nuevo destino que me va a seducir, con el que voy a tener un affaire por un tiempo en su tierra y para siempre en el confín de mis recuerdos. Por lo que pueden ver, para mí un viaje no es un gasto, lo sostengo, es como una gran caja de ensueños, en el que voy atesorando imágenes, edificaciones del pasado lejano, aromas, sabores, colores, sonidos, relieves, atardeceres, lunas, mares, guijarros, rostros, voces...es tanto lo que me entrega cada viaje que no hay nada que se le pueda arrimar. Cada quien sabrá cuál es su momento para comenzar a invertir.

Pula tiene casi tres milenios de vida en una bahía accidentada, que entra profundamente en tierra firme, dotada con un gran puerto y anclado seguro, con islotes que dividen su espacio portuario en varias dársenas, siendo considerado de los mejores puertos naturales por su geografía y de los más seguros del mundo por sus aguas tranquilas. 

Al verlo desde la torre de vigilancia del castillo para fotografiar el atardecer, me asombró la dimensión de la superficie dedicada al puerto. Dicho sea de paso, algún atardecer he fotografiado, pero no recuerdo haberlo hecho con un puerto por delante del atardecer, con sus grúas que parecen animales prehistóricos, picudos pájaros gigantes y lo que cada uno quiera sentir. Fue todo un desafío fotografiarlo sin perder el interés del colorido fabuloso de aquella puesta y ese sentimiento de ocaso y renacer, que cada puesta de sol nos deja. 
El castillo de Pula fue  construido por los venecianos en 1630, en la colina más alta de la ciudad, se alza a 32,4 m sobre el nivel del mar, tiene forma de estrella, con cuatro bastiones, con el fin de proteger la ciudad y puerto, por la gran influencia que tenía este territorio en el comercio marítimo del Adriático norte. 
Los pulesi están dedicados por tradición a la industria de la construcción naval, con astilleros destacados como el grupo Uljanik (fundado en 1856), además de sus vinos, turismo, pesca y derivados. 


El velo de leyendas de fundación de estos pueblos europeos son muy atractivos, parecen sacados de cuentos fantásticos de los mejores narradores contemporáneos. 

La leyenda sobre Pula se relaciona con Jasón y los argonautas, los intrépidos expedicionarios, los más valientes de toda Grecia, que emprendieron el viaje en el navío Argo hacia Cólquida, para recuperar el vellocino de oro.
Según la leyenda nos cuenta, habría sido fundada por los habitantes griegos escapados de Cólquida, cuya patria se encontraba en las costas orientales del Mar Negro. 
Mientras perseguían a los argonautas que les habían arrebatado el vellocino de oro (en la mitología griega, el vellón del carnero alado Crisómalo, hijo de Poseidón y Teófane), los alcanzaron en el Adriático norte, pero al perder a su caudillo Apsirtes, hijo del rey de Cólquida, por el miedo que tenían, no se atrevieron a volver a su patria. Así quedaron en suelo istriano, fundando allí Pula, una ciudad de refugiados. 

En el siglo III a.C. los poetas alejandrinos Calímaco de Cirene, padre de la bibliotecología y quien recibió de Ptolomeo II el encargo de ordenar la Biblioteca de Alejandría,  y Licofrón, la nombran como Polar, mientras que Apolonio de Rodas, alumno de Calímaco, no le atribuye igual nombre. 

En las cercanías de Pula se hallaban muchos poblados procedentes del período ilirio, pueblo indoeuropeo establecido en la península de Istria en el siglo XI a.C. 
Pula ve impulsada su evolución urbana y desarrollo, a causa de la conquista romana de la península de Istria, siendo cabeza de puente para lanzarse a la ocupación de esta región.
Es castigada en varias oportunidades, arrasada por los partidarios de César, en los comienzos de la segunda guerra civil de la República romana al alinearse junto a Pompeo, posteriormente toma partido por Casio y Bruto, los asesinos de César, siendo golpeada nuevamente, esta vez por las tropas de los triunviros Octaviano, Marco Antonio y Lépido. 
Octaviano, siendo distinguido con el título de "emperador Augusto" repara la ciudad y se levantan algunos de los edificios más bellos del período romano. Durante el imperio, su crecimiento es continuo y se la denomina "Colonia Iulia Polla Pollentia Herculanea". 

Se va a destacar el cultivo de olivos y vides. Muchas canteras romanas, desde Rovinj hasta las islas de Brijuni, sirvieron para suministrar el material para la construcción de la ciudad de Pula y otras ciudades de la península de Istria. 
En Fažana, ciudad que está hacia el sur de la península, a 30 km de Rovinj, lugar que no visitamos pero en alguna oportunidad volveré pues es bellísima Croacia, se desarrolló una gran manufactura de alfarería para abastecer de recipientes cerámicos, que servían para el traslado de vinos, aceites, pescado salado, cereales y todo lo que producían las ricas tierras de la campiña de Istria y el mar Adriático.

Por el 43 a.C. Pula alcanza estatus de colonia. A mediados del siglo I a.C. es una importante y poderosa base militar y puerto de intercambios comerciales. Es sin duda el resultado de su rica historia política y militar. La aristocracia romana erigió fantásticas residencias que fueron lujosamente decoradas con mosaicos que llegan hasta nuestros días y que pude ver y fotografiar.                                                                                                          
Después de la desaparición del Imperio Romano de Occidente, Pula estuvo bajo el poder de los ostrogodos (pueblo de origen germánico) por un breve tiempo. El emperador bizantino Justiniano inicia una gran campaña militar contra los godos en la tercera década del siglo VI, en un intento de liberar las regiones occidentales. Desembarca en Pula, en el año 544, Belisario, famoso comandante militar de Justiniano, al frente de un formidable ejército. La ciudad y la península reconocen entonces el poder bizantino que duró hasta el año 770. Se afianzan las relaciones comerciales con el Mediterráneo oriental.  Se construye la gran basílica de Santa María de Formosa, obra maestra del temprano arte bizantino.
A finales del siglo VIII, Pula fue sometida al poder de los francos. Con las nuevas relaciones y diferentes intereses de los feudales se asienta la población campesina eslava, sobre todo croatas, en las regiones desoladas de Istria. 

En la Edad Media, la ciudad se encuentra entre las influencias ejercidas por el poder secular del patriarca de Aquilea, cada vez más débil, y el de la República de Venecia que va creciendo. Estas influencias se reflejan también en las relaciones de las familias patricias de Pula, entre las que estallaban graves conflictos sangrientos. Tal fue el caso de los Sergios de Castropol, que eran exponentes del patriarca de Aquilea y los Jonatas, fieles a Venecia. 

Pula, a comienzos del siglo XI, entró en alianza con Venecia. 
A finales de ese siglo, la armada de Pula era fuerte y participó en el transporte de las tropas de los cruzados que se dirigían a Oriente, en la Primera Cruzada. Entre los siglos XII y XIV, queda expuesta a varios ataques perpetrados por Pisa y especialmente por Génova. Pasa al poder de Venecia en el 1331. Los genoveses conquistaron la ciudad, siendo arrasada por completo, por lo que nunca se pudo recuperar la Pula medieval. 
Arruinado su comercio, sus habitantes buscaron refugio en otras partes. 
En el siglo XV, Pula queda prácticamente abandonada debido a las pestes y la famosa arquitectura romana queda en ruinas.  A pesar de la desolación, muchos escultores y arquitectos como Sangallo, Sansovino, Miguel Ángel y Palladi, se sintieron atraídos por las construcciones de Pula, dejando testimonios de ello.     
En el siglo XVII, la República de Venecia construye en Pula otras fortificaciones, arregla el puerto abandonado y este conserva su importancia de tráfico en las rutas hacia Oriente. Los habitantes de la ciudad no eran más que 300.

Ahondando en mis lecturas sobre el destino de esta ciudad, encontré que se firma un tratado después de cinco meses de negociaciones, que contenía básicamente lo acordado en la Paz de Leoben en abril de 1797. El Tratado de Campo Formio, y lo firman el 17 de octubre de 1797, Napoleón Bonaparte representando a Francia y el conde Ludwig von Coblenz a Austria. Este tratado es el victorioso final de las campañas de Napoleón en Italia y primera fase de las Guerras Napoleónicas. 
Anotaciones de Felix Markham, biógrafo de Napoleón dicen: "la partición de Venecia no fue solo una mancha moral sobre el establecimiento de la paz, sino que dejó a Austria una cabeza de playa en Italia, que sólo podría conducir a otra guerra". El tratado redibujó el mapa de Europa dándole fama a Napoleón y aplazó la guerra. Hoy en día el pueblo se llama Campoformido, está a 9 km de Údine y la firma del tratado se hizo en una posada local. 

Pula pasa entonces a pertenecer a Austria, cuya soberanía se mantuvo hasta el año 1918 en que desaparece la Monarquía austro-húngara, salvo por un breve período entre 1805-1814, que queda bajo el gobierno francés. Durante los primeros cincuenta años de gobierno austriaco, la ciudad sigue en plena decadencia y su gran puerto pierde importancia. 

A raíz de la lucha del pueblo italiano por su unificación y apoyados por las potencias europeas, se ponen en peligro las posesiones austriacas en los territorios de Italia. Así es que Austria busca un mejor lugar físico, con mayor seguridad que el que tenía en  Venecia, para instalar su principal puerto militar y su arsenal.  Una comisión imperial decide finalmente que Pula es el mejor sitio y en 1856 comienza a construirse en su puerto un gran arsenal para reparar, construir y armar los buques de guerra. De esta forma, Pula crece rápidamente y en 1866 ostenta el título de base principal de la armada imperial austriaca.  
Es una gran impulso que se va a traducir en el número de habitantes, que para ese momento alcanza las 2.000 personas y a mediados de los ochenta, llegan a 20.000. Antes de la Primera Guerra Mundial la población alcanza a 60.000 habitantes. Más de 10.000 cumplían funciones en el arsenal y servicios auxiliares. Muchos de los pobladores de esta base cosmopolita, serían campesinos croatas empobrecidos y procedentes de Istria. Entre ellos viviría el famoso escritor irlandés James Joyce quien daba clases a los oficiales de la armada austrohúngara entre 1904 y 1905.

Se reforzó el puerto con nuevas fortificaciones y rompeolas. En  el islote de Uljanik se construyeron diques secos, en las márgenes del puerto, diques flotantes, numerosas plantas e instalaciones del arsenal y puerto militar. Se construyeron villas y residencias para los altos mandos de la marina. En el siglo XX toma un perfil de fuertes influencias centro europeas en su arquitectura y crece, ensanchando sus perímetros. Se inaugura la iluminación eléctrica y el tranvía. 

Tras la derrota de la Monarquía austrohúngara, Pula es ocupada por las tropas italianas en 1918. Para contar con los italianos en la guerra al lado de los Aliados, Italia obtuvo concesiones territoriales. A consecuencia de ello y a tenor de los acuerdos de Rapallo, en 1920, Istria fue anexada al Reinado de Italia. Pula pierde su importancia al igual que su puerto, convirtiéndose en un centro administrativo, marchándose su población, especialmente la croata ante la instauración del régimen fascista. 
En la Segunda Guerra Mundial esta ciudad vuelve a sentir los embates bélicos, debido a que fue ocupada por fuerzas militares alemanas después de la capitulación del Reino de Italia y los aliados la sometieron a duros bombardeos. 
En mayo de 1945 y ya liberada, pasa a formar parte de la llamada Zona A, ocupada por fuerzas Aliadas bajo administración angloamericana. Tras dos años de protestas y reclamos, Pula vuelve a formar parte de Croacia en 1947, en el marco de la República Federativa Popular de Yugoslavia. 
Un nuevo exilio eligen los italianos, un éxodo doloroso como el de 1918, pero en dirección contraria. 

Se desarrollará el turismo y otras industrias en Pula, saludando la independencia que acompaña a Croacia  desde 1991. 
Su atractivo como ciudad está dado por su riqueza en los extraordinarios monumentos arquitectónicos y artísticos que la acompañan procedentes de la Antigüedad Clásica y de la Edad Media. 
Pula es rica por su historia, por su extensa, abundante y agitada vida, con sus caídas y sus vueltas a reinventarse,  por sus costas, su agua cristalina de bellísmo color verde turquesa, es peculiar por su actividad industrial más que turística y ese gran puerto que ha sido el leitmotif en su vida. 

Detrás de ese ajetreado puerto, se recuesta el sol cada día, regalando un maravilloso crepúsculo, inolvidable en cada quien se entregue a observarlo. 
En mi retina queda el intenso color naranja que bañaba el cielo y el mar aquel día, componiendo un espectáculo de calladas y gigantescas siluetas metálicas. Colándose entre un campanario, ese ocaso se convirtió en un mágico rojo intenso con tintes añil. El silencio vagaba en aquella ciudad nostálgica, en la que se iba atenuando la luz del día, una ciudad que se percibe diferente a todas la ciudades que viví en mi recorrido por Croacia. Esa melancolía se advierte aún en la euforia de conocer todo lo que tiene para revelarnos, se hace presente cuando la caminas. La sentí mientras recorría el castillo casi vacío, subiendo la torre de aquel fuerte que en su frente vestía una hilera interminable de cañones, aludiendo a su pasado militar, de conquistas y derrotas, de pérdidas, abatimientos y caídas, donde se destaca siempre en sus memorias el gran motivo de su existencia, el importante y seguro puerto de aguas tranquilas. La tranquilidad me abrazó aquella tarde en Pula, tenía la paz instalada, tan humana, tan finita y que nos deja plenos, aún repasando los momentos de intenso dolor personal. El atardecer era el escenario perfecto para conmoverse aún más. 
No había batallas ni éxodos en qué pensar, todo estaba en el lugar y tiempo perfectos, incluso la luna llena de septiembre, se enfrentaba al cierre del día, y mi alma y yo, también estábamos allí para regocijarnos. Disfruté de una generosa y placentera oportunidad que se me regaló, disfruté de la observación, abstracción y comunión en Pula, la ciudad croata de la Arena, la ciudad increíblemente especial, que huele a pasado.
Esa tierra que saboree, donde una señora croata me hablaba en italiano, sumergidas en el agua maravillosa del Adriático en una playa de guijarros, donde un barman serbio me preparó el mejor Aperol Spritz de todo el viaje, alojada en un hotel de croatas y degustando las delicias autóctonas del país de nacimiento de un chef georgiano que me hablaba de sus platos por señas o mostrándome las materias primas de sus creaciones. 
Cuánta amabilidad, cuánta generosidad y paz sentí en Pula!!  Así es Pula, cosmopolita y gentil, sin demasiados brillos pero digna y me hizo apreciar esa comunión con el mundo.
Viajar dispara emociones, dispara una multitud de sentimientos y evocaciones liberadoras, en Pula, pude sentirme en estado de flow, y mi alma y yo, salimos a pendonearla.

                                                                                    
Lounge bar Stoja


Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Una ventana desde la Arena de Pula

Arena de Pula

Lounge bar sobre el mar en Stoja

La Arena de Pula de marco fotográfico

Arena de Pula



Arena de Pula

Cuando el cielo te regala una corona de nubes, no sabes que pensar. Gradas del anfiteatro.



La obra es imponente por su porte, magnífica por su belleza. Y yo piro en la Antigüedad
Enmudeces al ver la Arena de Pula. Admirable y grandiosa obra. Toqué las piedras de la Antigüedad. 

La Arena de Pula o Anfiteatro Romano 

Es una edificación monumental el anfiteatro romano o la Arena de Pula, la ciudad a la que le atribuyo un velado aire nostálgico Se construyó entre los años 27 a.C. y 81 d.C. Su figura domina la ciudad, me atrapó un par de horas, la recorrí con meticulosidad, me senté, la caminé, olí sus piedras, la observé desde distintos ángulos, sin prisa, la registré fotográficamente, me hice mil preguntas que no tuvieron respuestas y mi mente viajó en la antigüedad. El silencio era increíble, no había casi gente en esa tarde gris y comenzaban a disiparse las nubes. Mi mente imaginó algunas fieras venidas del pasado, algún coloso de gran corpulencia, dispuesto a matar las fieras, vi las tribunas llenas y todos vestían sus togas  de lana o lino, recorrí con la mirada los arcos, los sillares de caliza, las hileras, tribunas, aberturas cuadradas de la última fila en la cima de los arcos, los vestigios de edificaciones en ruinas en el interior de la Arena, el color dorado del atardecer comenzaba a aparecer, creando figuras y sombras, dando un dorado ocre a la piedra, las nubes con formas muy caprichosas y mi cámara de fotos que no me soltaba. Me resultó difícil seleccionar algunas para que puedan tener idea de lo fascinada que me sentí. Me resulta difícil pensar en la ejecución de esta obra y me parece fascinante saber que hay científicos que tienen acceso a documentos para interpretar estas insuperables estructuras, por su ingeniería y arquitectura, estética, belleza, aprovechando incluso las magnificas vistas de todo el entorno. Eran verdaderos genios los arquitectos y maestros.
Los constructores tuvieron en cuenta para el ahorro de materiales, las pendientes naturales del monte, por eso el anfiteatro de Pula es un raro ejemplo en los territorios del Imperio Romano. 
En la época romana, la Vía Flavia era la carretera principal que pasaba entre el anfiteatro y el mar. Mediante esta ruta se accedía a Aquilea y a Italia. 
La Arena de Pula es la sexta por su tamaño entre todos los anfiteatros conservados en el mundo, Coliseo de Roma y los de Capua, Verona, Arles y Catania. Tengo el privilegio de conocer tres de estas bellezas.
La fachada que da al mar tiene tres pisos y la altura máxima ronda los 30 metros, mientras que la parte posterior tiene dos pues aprovecha como dije el desnivel del terreno. Los dos primeros niveles tienen 72 arcos de medio punto cada uno, mientras que el último tiene 64 arcos adintelados. Es una planta elíptica de 132.45 m por 105 metros. Las gradas se apoyaron en parte de la pendiente del terreno y pudieron albergar unos 23.000 espectadores en sus 40 escalones. La arena, destinada a espectáculos y competiciones mide 67.90 por 41 metros. 
Debajo de la arena existen pasillos y espacios subterráneos que se empleaban para las fieras y gladiadores. Bajo las gradas también hay espacios y almacenes, hoy dedicados a exposiciones. La piedra se trajo por mar desde la cantera antigua de Vinkuran. Los bloques de piedra se unían con otros por barrotes de hierro y plomo fundido. Estuvo en uso hasta el siglo V, cuando el emperador Honorio prohibió las luchas entre gladiadores, año 404. Desde la caída del poder romano, el anfiteatro sufrió la apropiación de sus piedras por parte de los locales. En la segunda mitad del siglo XIII, un patriarca de Aquilea que regía los territorios de Istria, prohibió la devastación de los grandes edificios romanos de Pula e impuso multas en metálico para quienes se llevasen el material de construcción. En otras muchas oportunidades fue devastada y también prohibido tocar las piedras. Muchos arquitectos y pintores se vieron deslumbrados por esta obra a lo largo del tiempo como Vicenzo Scamossi, Giambattista Piranesi pintor italiano, franceses e ingleses tales como Robert y James Adam, Charles Louis Clerisseau o Louis F. Cassas.


Se ve perfecta, sus arco e hileras, esas rocas son de formidable tamaño.

Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Arena de Pula

Una bella captura de arcos entre la luz del atardecer

Arena de Pula

Arena de Pula

La colosal obra del Anfiteatro Romano en Pula

Arena de Pula














Peatonal de Pula 



Arco Triunfal de los Sergios


De las diez puertas romanas que tenía la villa romana, hoy solo se conservan tres. Se dice que la más bella de estas fue la Porta Aurea que en su lado interior tenía un bello arco triunfal obra maestra de la arquitectura romana. Una inscripción que registra indica que fue enviado a construir por Salvia Póstuma con su propio dinero. Era una patricia de la familia de los Sergios de Pula, y lo hizo en honor de tres miembros de su familia, que se desempeñaron en cargos de relevancia en las áreas militares y administrativas en el estado romano. El tributo principal a quien fue dedicado este arco triunfal era Lucio Sergio Lépido, hijo de Lucio y tribuno militar de la 29° legión que participó en la batalla de Accio, en el año 31 a.C. al lado de Octaviano Augusto y en la que vencieron a los asesinos de César.  
Los otros dos Sergios fueron Lucio Sergio, hijo de Cayo y padre de Lépido, edil y duovir (cargo de importancia las colonias romanas y que a nivel estatal equivalía al rango de cónsul) y Gneo Sergio, hijo de Cayo y tío de Lépido, quien al igual que su hermano Lucio, había desempeñado altos cargos públicos. Ciertamente no se sabe si Salvia Póstuma fue madre o esposa de Lépido, la fecha de ejecución de esta obra se supone entre el siglo 1 a.C. y el siglo 1 d.C., en la época de Augusto.
El arco se apoyaba en el lado interior de la puerta de la villa o Puerta Áurea, por esta razón, el lado oriental no tiene ornamentación y su modestia es visible, se observa solo del lado occidental, el de la ciudad. Es de proporciones equilibradas, sencillo y las pilastras visten a cada lado dos esbeltas columnas corintias acanaladas. Las Victorias volantes en relieve están representadas y eran las diosas del triunfo. No se conservan las tres estatuas. El monumento refleja el influjo de la época helenística tardía por lo que bien se presume que los maestros autores de este extraordinario monumento procedían de Oriente. El monumento causó la admiración del arquitecto veneciano Palladio y fue esbozado por el mismísimo Michelangelo Buonarroti.
Increíblemente, en el siglo XIX mientras se remodelaba la ciudad, fueron derribadas las murallas y la puerta, quedando solamente el arco triunfal de los Sergios.

Lado oriental del arco sin decoraciones, sensiblemente más modesto que del lado occidental


Lado occidentral del arco, decorado con columnas semicirculares de orden corintio acanaladas. 


En la hora de los azules, el Arco Triunfal de los Sergios

Ornamentos en relieve, debajo del robusto y decorado coronamiento, friso con relieves que representan
armamentos militares, en el centro la inscripción de Salvia Póstuma.
La bóveda del arco es de casetón.
Dos relieves representan a las diosas del triunfo, las Victorias aladas. Hay decoraciones de vides,
vegetales, 



Vista nocturna de la Arena de Pula

Vista frontal del templo de Augusto en el foro romano de Pula


Parte de las gradas del anfiteatro romano que hoy da capacidad para 5.000 espectadores y
en el pasado fueron 23.000

Es una bella estructura elíptica

Formidables arcos del anfiteatro romano en Pula





Campanario de la Iglesia San Antonio en Pula 











Iglesia San Antonio en Pula


Porta Gemina

Arco de los Sergios

Mosaicos


Algo curioso nos pasó al buscar el lugar donde encontrar este mosaico del siglo III. Salimos del anfiteatro de Pula y caminamos por el centro para llegar al Arco Triunfal de los Sergios. Desde allí tomamos la calle peatonal que es muy concurrida, cuenta con todo tipo de tiendas, bares y restaurantes. Al llegar a un comercio en la mitad de una cuadra, nos detuvimos para preguntar por el famoso mosaico. Los jóvenes que estaban en la puerta del local nos dijeron que pasáramos para adentro de la tienda. Les dijimos que no precisábamos nada, pero nos hacían sea que entráramos, que avanzáramos, volvimos a preguntar mientras caminábamos entre percheros de ropa, y nos asentían con la cabeza que allí era el lugar. Sinceramente pensé que nos estaban tomando el pelo pero seguimos la corriente. Nos hicieron doblar a la izquierda, pasando por un depósito con cajas y bolsas con mercadería, era todo tan extraño que me dio un poco de miedo. Nuevamente nos señalaron una puerta que parecía salir al fondo del local y era así, había camionetas y personas bajando mercadería. Todo muy extraño. Pensé que tal vez habían entendido que buscábamos otra cosa pero para mi tranquilidad, nos señalaron un rectángulo, a unos metros debajo del nivel del suelo, enrejado y con poca luz. Cuando miramos para allí, pensé nos quieren vender un tapiz pero que lugar para ponerlo. 
Para mi asombro, y ya me había hecho la película,  estaba este imponente mosaico de 12 metros de largo por 6 metros de ancho que quizás había sido parte de alguna sala de una villa romana. 

El mosaico del siglo III, con la representación mitológica del castigo de Dirce






Pula sufrió fuertes bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. Al ir limpiando y quitando los escombros de las ruinas, para construir los fundamentos de nuevos edificios, a dos metros de profundidad se encontraron restos de muros y cimientos de muchas construcciones romanas, también, fragmentos de suelos de mosaicos conservados. La riqueza de motivos, la finura de la hechura y la cantidad de estos hallazgos, testimonian de la alta cultura de la vida de la antigua Pula. El mosaico está dividido en dos partes desiguales, en una de ellas hay hexágonos con forma de celdas de panal y en el centro de ellas tienen una roseta estilizada.  En los medios hexágonos a los lados marginales, dentro hay representaciones de aves y peces. En la otra mitad del mosaico hay nueve campos rectangulares con complejas y elaboradas composiciones geométricas. En el centro y la más importante es la representación del castigo de Dirce, esposa de Lico, rey de Teba. Están los hermanos Anfión y Zeto, en el momento en que se aprestan a atar a Dirce a un toro al que tienen agarrado de los cuernos. Ella está en una postura recostada bajo el toro. Dirce había tenido cautiva y tratado con crueldad a Antíope, madre de los dos hermanos. Por esta causa la condenan a un terrible final para ser despedazada por las astas del toro. Este tema mitológico era muy conocido y el mosaico lo representa de forma plana y está muy bien logrado. De esta forma, Pula tiene en su poder una muestra muy valiosa del arte romano de mosaicos y en muy buenas condiciones de conservación, increíblemente en la parte trasera de un comercio del centro.  


Arco Triunfal de los Sergios

Plaza frente al templo

Añadir leyenda
Templo de Augusto


El templo de Augusto es una edificación hermosa, de aspecto monumental sin ser de grandes dimensiones. Extraordinaria muestra de la arquitectura de templos del período más antiguo del Imperio Romano. 
Probablemente fue levantado durante el reinado de Augusto, (año 2 a.C. - año 14 d.C.) y dedicado a la divinidad imperial del propio Augusto y a la diosa Roma, personificación del estado. Su base es de forma cuadrangular, constituye un pedestal alto. 
En el frente hay una pronaos abierto o sea la parte que antecede al naos o cella (la cámara interior de un templo de arquitectura clásica, constituida por cuatro columnas frontales y una a cada lado. Las columnas son lisas, con capiteles corintios ricamente decorados, mientras que las pilastras angulares de la cella son acanalada. Un friso decorativo en relieve corre debajo del tejado en toda la extensión del templo.
Otrora había una dedicatoria en letras de bronce que decía: ROMAE ET AUGUSTO CAESARI DIVI F(ILIO)PTRI PATRIAE,
"A Roma y a Augusto César, hijo divino, padre de la patria". Después de la antigüedad, , fue transformado en iglesia y posteriormente como almacén de trigo. Durante el régimen francés de Napoleón,  a instancias del mariscal Marmot, en el templo se arregló el primer lapidario de monumentos de piedra proveniente de la Antigüedad. En la Segunda Guerra Mundial, el templo quedó casi destruido, bombardeado en el medio del pórtico. Fue restaurado entre 1945 y 1947


Perspectiva del templo de Augusto

Esculturas en el pórtico del templo de Augusto

Detalles del pórtico del templo de Augusto

Columna lateral de uno de los lados



Detalles de columnas, arquitrabe, friso y frontón del templo de Augusto

Vista frontal y lateral del templo de Augusto en el foro romano de Pula 

Puerta Gemina o Puerta Gemela


Detalles de la Puerta Gemela (Porta Gemina)

Entre el sigo II y III, la llamada Puerta Gemela fue construida en el emplazamiento de un puerta más antigua. Se cree que su función era decorativa porque se encontraba en la entrada del teatro romano. Tres semicolumnas con capiteles compuestos adornan estas aperturas, los arcos, siendo de perfiladura sencilla. En la parte alta de la composición, se encuentran unidas horizontalmente por un dintel decorado con relieves. En la bóveda de los arcos aún están las ranuras por las que bajaban las rejas para cerrar el paso. 
Caminata para llegar al Castillo (Kaštel) de Pula











                 Castillo de Pula o Kaštel 

Entre la arquitectura de fortificaciones construidas en época recientes, la más importante y antigua es el Kaštel. Se construyó sobre una colina que domina la ciudad, en un punto estratégico. 
Su forma actual es de 1630 y fue construida por los venecianos, de acuerdo a los proyectos del arquitecto militar francés Antoine De Ville. Esta construcción es de tipo francés, de planta muy regular, poderosas murallas, de donde se extienden en forma de estrella los puntiagudos bastiones pentagonales. El puerto y la ciudad de Pula eran protegidas por esta fortaleza y su artillería. 
Se dice que para la construcción del fuerte, se emplearon restos del teatro romano. Desde la torre, que es de fácil acceso, se pueden tener preciosas vistas de la ciudad, de la Arena de Pula, del puerto y del atardecer.



Entrada al Castillo ó Kaštel de Pula. La torre desde donde vi el atardecer y la luna llena.

Entrada al Kaštel con su artillería de cañones.         







Postales y Atardeceres de Pula 




Vista de la Arena de Pula y su entorno urbanizado

Puerto y entornos de Pula

Vista de la Arena de Pula y su entorno 

Vistas espectaculares del atardecer de Pula desde la torre del Kaštel,
las figuras metálicas del puerto de Pula se interponen creando imágenes irreales,
los dinosaurios mecánicos

Otro momento de la caída del sol en Pula desde la torre del Kaštel,
las figuras metálicas del puerto de Pula se interponen creando imágenes irreales, 
los dinosaurios mecánicos

Se pueden observar las dársenas naturales del puerto de Pula


Impactante atardecer en Pula.

Vista desde la torre del Castillo hacia el gran puerto de Pula. 


El atardecer se cierra con un color imponente detrás del campanario y ábside
de la iglesia de los franciscanos en Pula

Centro de Pula




Puerto deportivo de Pula

La luna llena de septiembre de 2019 vista desde la torre del Kaštel,

Catedral de Pula 


En la Pula romana las iglesias cristianas surgieron en el siglo IV y la catedral de Santa María fue construida en el siglo V. Dedicada a la Asunción de Nuestra Señora, está ubicada junto al mar, en la parte antigua de la ciudad. En el emplazamiento de la catedral, en el siglo IV fue erigida una iglesia sencilla de forma rectangular. La actual procede del siglo V, momento en que creció considerablemente el poder de la Iglesia. Es una gran basílica de tres naves, tiene 50 metros de largo y 21 metros de ancho. 
La nueva fachada de la catedral se hizo en el año 1712, en la época del obispo Bottari. Fue construida en el estilo clasicista que por aquel entonces dominaba en el Barroco veneciano. La parte central está considerablemente alzada y cuatro pilastras resaltan la fachada y la sencilla cornisa clasicista. El campanario independiente de la catedral fue construido en 1707 y los cimientos fueron realizados con muchas piedras procedentes del anfiteatro. 
Resultó muy dañada durante la Segunda Guerra Mundial siendo renovada en el año 1947. Dentro de la catedral está el sepulcro del obispo Orsini. 





Fachada y campanario de la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora

Añadir leyenda

El foro romano

El foro romano

El foro romano era la plaza central en la Antigüedad construida junto al mar, en un espacio rectangular de 37 x 81 metros. En el entorno estaban los edificios de culto y administrativos más importantes de la ciudad, como también la zona comercial, mercados y otros. 
En el espacio central urbano de las ciudades romanas se debía erigir un templo a las divinidades estatales romanas, llamada tríada capitolina o conjunto de los tres dioses principales de la religión romana, formada por Júpiter, Juno y Minerva. 
De aquel foro no quedó nada de ese templo. Se presume que la intolerancia de la primitiva comunidad cristiana, habría abatido cualquier símbolo del paganismo romano, debido a las persecuciones al que fueron sometidos por el Imperio. 
En la época del emperador Augusto, se construyó un templo dedicado a su divinidad imperial y a la diosa Roma. A la izquierda de este templo se habría derribado la basílica municipal y se construyo un templo parecido al templo de Augusto, que podría haber sido dedicado a Diana pero no hay datos para confirmarlo. Sí se puede afirmar que debajo del piso actual de la plaza, a solo 120 centímetros de profundidad, se encuentra el pavimento del antiguo foro romano. Cabe decir que Pula sufrió fuertes bombardeos a finales de la Segunda Guerra Mundial. En la construcción del Palacio Municipal se emplearon una gran cantidad de piedras del templo de Diana. El espacio es bonito, hay bares en el entorno y es un atractivo de Pula pasear por el antiguo foro romano, hoy con el Ayuntamiento y el templo de Augusto como los grandes protagonistas.  
El Ayuntamiento



El Ayuntamiento o Palacio Municipal 

Del lado norte del foro romano donde antiguamente se encontraba el edificio central y el de Diana, e la Edad Media fue erigido el Palacio de la villa o Ayuntamiento. En época de la comuna municipal libre, fue símbolo de la autonomía municipal y posteriormente tuvo su sede allí el gobernador veneciano. Desde el siglo XIX a la fecha, es la sede administrativa de la ciudad. Fue varias veces reconstruido y se revelan varios estilos, desde el Románico hasta el Barroco. En el año 1296 se hizo una transformación total del edificio. La fachada principal es la que ven en la fotografía, fue renovada en el siglo XVII y tiene los arcos renacentistas. 







Hermosas ventanas que crean los arcos del anfiteatro


Luna llena de Septiembre de 2019 en Pula mientras fotografiaba el atardecer



























Tres vídeos antes de despedirme

El primer vídeo va a despertar en ustedes un sentimiento especial, al ver cada sitio que les he mostrado con mis fotografías y crónicas, dando fe de lo que os he contado.




El segundo vídeo los dejará conmovidos por lo que van a ver de la recortada geografía, las paradisíacas playas de la bahía de Pula, frondosa vegetación y los diferentes colores del mar, desde los intensos azules hasta los turquesas que se diluyen en cristalinas y transparentes aguas. Es indudable que Dios es el único artista de esta sinfonía!!






El tercer vídeo los hará llorar, confíen en mí, es sublime, déjense conmover por este gran concierto de Stjepan Hauser & sus amigos, un joven de 33 años, pulesi y violonchelista que recrea a su manera la interpretación de clásicos. Correrán el peligro de ser adictos a Hauser y volar a Pula a ver una de sus galas. El tema de Astor Piazzolla lo interpreta de forma celestial. Qué les aproveche!!






Después de pasar unos hermosos días de sol, calor, tardes y noches frescas junto al mar, con unas puestas de sol maravillosas,  con un mar de intenso azul, la luna llena de nuestro viaje a Croacia nos esperó en esta encantadora ciudad, y decidí arrebatar a Pula un pedacito de su amabilidad y nostalgia. Me inspiró un sentimiento de afecto muy especial esta ciudad de importante industria naviera, que nada tiene que ver con las ciudades costeras de Croacia, donde el turismo es abrumador. Aquí fue un remanso pasearla, conocerla, investigarla, leerala, comerla y beberla, en un hotel tranquilo de Stoja, alejada ocho minutos del centro de la ciudad. Pude descansar, andar con lentitud, dar rienda suelta a mi pachorra sanducera, pude sentarme en mi terraza a ver la quietud del mar turquesa de esta zona, sentir su maresía, saborear su sal, tirarme al sol y nadar casi sin gente alrededor. Fue un lugar espectacular y fantástico para distenderse y a su vez disfrutar de la rica historia y arquitectura de la Antigüedad. Cuando pienso a Pula, me hace sentir su serenidad, su ánimo nostálgico, su abrumadora historia, la añoranza de aquellos vestigios de la Antigüedad que han quedado sepultados por diferentes causas, pero sabiendo claramente, que el pasado está debajo de nuestros pies y son el cimiento y pedestal de lo que emerge a la superficie, también en nuestras vidas cotidianas pasa así. Si será importante en la vida de cada uno, nuestro presente, somos los constructores de nuestra propia historia, nuestras propias ruinas y de nuestros propios templos. 

Pula es un destino turístico diferente y digno de sumarlo a vuestro itinerario de viaje, o volver.
Con mucho afecto me despido queridos y deseo expresarles que todo lo que entrego, mi trabajo, es con mucho amor y dedicación, como hago todo en mi vida, aún siendo un pasatiempo, le pongo mucha pasión. 
Hasta muy pronto, cuando pueda traerles otras Crónicas Patricias de las Reliquias de Croacia, un destino que me impactó fuertemente  por su cercanía histórica con Italia, su parecido con  Toscana y costas italianas, por su generosa belleza geográfica y sus maravillosos colores, cielo, mar y bosques. No había visto hasta este viaje tantos bosques, es imponente ver las coníferas aferradas a la aridez de las rocas y montañas, y la vegetación de matorrales igual a la de los bosques mediterráneos en la costa Dálmata.
Un gran descubrimiento para mí!! Me dejó anclado el corazón en su tierra, un destino al que como otros me encantaría volver. 
Cualquier consulta no duden en dejar sus mensajes.
Muaaack!!!







Pula, Forum, 2006
Wikipedia,  
https://www.lacroacia.es/https://www.lacroacia.es
Guía Michelin
Vídeos de Youtube